24 24UTC agosto 24UTC 2015 manolo Barnuevo

¿Qué tipo de sociedad debo elegir para mi empresa?

Cuando se inicia un negocio una de las principales dudas que surge es la de qué tipo de sociedad hemos de elegir en base a la actividad que se va a emprender. Ante esto hemos de tener en cuenta el capital con el que contará el negocio, cuántos socios habrá y conocer qué beneficios y obligaciones tiene cada tipo de sociedad.

En este sentido un error muy común que cometen los autónomos es el de pensar que sólo pueden constituirse como sociedad si entra otro socio en el proyecto. Esto es un error, ya que la realidad es que un profesional puede crear una sociedad sin necesidad de dejar de ser autónomo puesto que lo único que cambia es su estatus y las obligaciones a las que tiene que hacer frente.

Tipos de sociedades como persona física

  • Empresario individual. Como su propio nombre indica es una actividad individual, en la que no existe capital mínimo y la responsabilidad es ilimitada. Se tiene como obligación fiscal el IRPF.
  • Comunidad de bienes y Sociedad civil. Son dos tipos de sociedades para las que se necesitan un mínimo de 2 personas. De resto tienen las mismas características que la figura anterior: no hay capital mínimo, la responsabilidad es ilimitada y se debe hacer frente al IRPF.

Tipos de sociedades como persona jurídica.

  • Sociedad limitada. Es la más habitual dado que se constituye como mínimo con una sola persona, un capital de 3.000 euros y la responsabilidad de los socios se limita al capital aportado. Las obligaciones fiscales se limitan al Impuesto de Sociedades y al IVA.
  • Sociedad anónima. El capital mínimo son 60.000 euros y lo puede constituir una sola persona. Sin embargo, esta figura está pensada para empresas grandes (no para empresas familiares). En este caso, también hay que hacer frente al impuesto de sociedades y al IVA.
  • Sociedad limitada nueva empresa. Tiene un mínimo de capital de 3.000 euros y un máximo de 120.202 euros. Además, tiene un límite de 5 socios siempre que sean personas físicas, no jurídicas. Las obligaciones fiscales son las mismas que en los dos casos anteriores: impuesto de sociedades e IVA, aunque cuentan con algunas ventajas fiscales como los aplazamientos en el año en el que se crea la empresa. Una de las ventajas de este tipo de sociedad es que puede constituirse telemáticamente, lo que supone un ahorro considerable de tiempo. Por el contrario, como desventaja encontramos que tiene como límite de duración 3 años, luego debe transformarse.
  • Cooperativa. No tiene un capital mínimo pero sí debe contar con, al menos, 3 socios. En el impuesto de sociedades cuentan con unos tipos preferentes y, también, tienen que hacer frente al IVA. Uno de los inconvenientes de esta figura es que está regulada de manera diferente por cada Comunidad Autónoma por lo que dependiendo de dónde se desarrolle la actividad variarán algunas normas.
  • Sociedades laborales. Hay dos tipos: las Sociedades Limitadas Laborales, cuyo capital mínimo es de 3.000 euros y, las Sociedades Anónimas Laborales, que deben contar con 60.000 euros de capital. El mínimo de socios son 3 y 2 de ellos deben ser trabajadores con contrato indefinido. 
Tagged: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡EMPECEMOS!