03 03UTC marzo 03UTC 2013 manolo Barnuevo

El riesgo del uso de los datos personales

Como introducción al presente artículo, me gustaría trasladarles a Vds., los lectores, las siguientes interrogantes: ¿conocen, a día de hoy, quién o quiénes disponen de sus datos personales y las finalidades para los cuales están siendo tratados? y, más importante aún si cabe, ¿conocen los medios legales que disponen para salvaguardar sus derechos en este ámbito?

Me aventuro a contestar por Vds., y aún a riesgo de equivocarme, asegurando que ninguno es consciente del riesgo que conlleva el uso de sus datos personales ni quién dispone de ellos y, mucho menos aún, las finalidades para los cuales son tratados.

Empezaremos por decir que todos y cada uno de los lectores, incluyéndome, hemos recibido en alguna ocasión ya sea un correo electrónico o un mensaje de texto de mediante el que nos ofertan algún producto o servicio de cualquier empresa. La pregunta que a continuación nos planteamos es: ¿cómo es posible que esa empresa disponga de mis datos, correo electrónico o teléfono móvil?

La concienciación social en relación al uso de nuestros datos personales se va acrecentando pero, aún así, todavía queda mucho trabajo por hacer para que la sociedad sea plenamente consciente del peligro que implica que éstos sean recabados y tratados por infinidad de empresas, organismos y particulares, así como las finalidades a los que son destinados. Al mismo tiempo, la aparición de Internet y el fenómeno de las “redes sociales”, cuyo uso por menores de edad se ha propagado, no han hecho más que acrecentar esta problemática y, por ende, la preocupación de los afectados (“personas físicas”).

Estoy convencido que un gran número de Vds., llegados a este punto, se cuestionarán cómo pueden preservar sus derechos ante un uso ilegítimo de sus datos personales y si existe alguna Ley en la que se puedan amparar para la protección de los mismos. Pues la respuesta es que sí, para la protección de sus datos personales existe una Ley, concretamente la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal” y el “Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo” de la antedicha Ley y que tienen por objeto garantizar y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los datos personales, las libertades públicas y los derechos fundamentales de las personas físicas y, especialmente, su honor e intimidad personal y familiar.

Asimismo las referidas Normas otorgan a los afectados, únicamente personas físicas, los derechos de acceso, rectificación, cancelación y/u oposición, éstos son derechos personalísimos y que puede ejercitar el afectado frente a los responsables del tratamiento, que son aquellas personas físicas o jurídicas, de naturaleza pública o privada, u órgano administrativo, que decida sobre la finalidad, contenido y uso del tratamiento (“aquellas empresas o particulares que usan los datos personales de terceros”).

Del mismo modo, el organismo encargado de velar por el cumplimiento de la Legislación sobre protección de datos y controlar su aplicación, especialmente en lo relativo a los derechos enumerados en el párrafo precedente, es la “Agencia Española de Protección de Datos” que es un ente de derecho público con personalidad jurídica propia y plena capacidad pública y privada.

Por último, mi deseo como abogado de esta materia es que el presente artículo contribuya a que crezca su concienciación e interés por esta rama del derecho, que está de plena actualidad, y que por el generalizado uso, presente y futuro, de internet es esencial dirigirse a un profesional que pueda asesorarles en aras de proteger sus derechos en el supuesto que entiendan cercenados los mismos.

Manuel Martínez Martínez

Socio Departamento Legal de AD&LAW

Abogado Col. 5.909 Ilustre Colegio de Abogados de Murcia.

Tagged: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡EMPECEMOS!