31 31UTC julio 31UTC 2015 manolo Barnuevo

La Ley de Segunda Oportunidad para emprendedores

Los emprendedores no siempre triunfan pero esto no significa que tengan que perderlo todo. Gracias a la Ley de Segunda Oportunidad, aprobada este año, los emprendedores pueden negociar las deudas generadas con sus acreedores a través de un procedimiento extrajudicial de pagos con el que lograr mejores condiciones para hacer frente a sus obligaciones.

Esta nueva Ley permite, por ejemplo, establecer moratorias de hasta 3 años, aprobar quitas de hasta el 25% o aceptar la liquidación de los bienes del deudor para hacer frente a los pagos. Además, a la Segunda Oportunidad también pueden optar las personas físicas en el caso de no poder hacer frente a sus pagos. En este último caso se habla de una ‘dación en pago encubierta’ ya que intenta solventar los problemas que tienen muchos ciudadanos al no poder hacer frente al pago de sus hipotecas.

De manera general, para acogerse a esta Ley los emprendedores y profesionales deben apoyarse en la figura del Mediador Concursal, estar en situación de insolvencia (o que prevean estarlo) y sus deudas no deben superar los 5 millones de euros. También pueden ampararse en la Ley las personas jurídicas insolventes, declaradas en concurso, que tengan activos líquidos suficientes para hacer frente a los gastos del acuerdo y posean un patrimonio o ingresos que les permitan firmar con éxito un acuerdo.

¿En qué consiste?

  • Las personas físicas pueden verse exoneradas de sus deudas tras la conclusión de un concurso por liquidación o por insuficiencia de masa.
  • Se mantiene la posibilidad actual de exoneración de deudas al concluir la liquidación siempre que se paguen los créditos privilegiados, contra la masa y, si no se ha intentado un acuerdo extrajudicial de pagos, el 25% de los créditos ordinarios.
  • Si no se han satisfecho los créditos y el emprendedor se somete a un plan de pagos durante los 5 años siguientes para saldar las deudas no exoneradas, podrá quedar liberado del resto de sus créditos, excepto los públicos.
  • Si el emprendedor quiere liberarse de sus deudas tiene que hacer frente en esos 5 años a las deudas no exoneradas y demostrar ‘su esfuerzo’ para devolver el dinero.

No obstante, quienes se acojan a la Ley de Segunda Oportunidad deben tener en cuenta que sólo es válida para las deudas privadas y no para aquellas deudas públicas contraídas con Hacienda o la Seguridad Social. Además, si se le concede a un emprendedor la Segunda Oportunidad éste debe ser consciente de que sus acreedores pueden pedir que se revoque la concesión si su situación económica mejora o si detectan que está obteniendo ingresos suficientes para hacer frente a los pagos.

Además, quienes se refugien en la Ley y logren acogerse a ella aparecerán en un registro público durante, como mínimo 5 años. Lo que podría dificultar su acceso al crédito para iniciar otra actividad empresarial o mejorar su situación personal.

Tagged: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡EMPECEMOS!