24 24UTC enero 24UTC 2014 manolo Barnuevo

Dº LIBERTAD DE EXPRESIÓN VS Dº AL HONOR (ESPECIAL POLíTICOS)

La semana pasada asistimos al enfrentamiento dialéctico entre el Presidente de la Comunidad de Madrid, Don Ignacio González y el director de uno de los periódicos de mayor tirada nacional, Don Pedro J. Ramírez, por razón de la posible relación del primero con la “trama Gürtel” por la propiedad de un apartamento en una lujosa urbanización de Marbella.

Analizamos aquí, con independencia de la relación material o no del Sr. González con la trama de corrupción, que corresponde resolver a los Tribunales, la delimitación entre el derecho al honor de una persona contra la que se vierten graves acusaciones y el derecho a la libertad de expresión del periodista.

Ambos son derechos fundamentales, protegidos constitucionalmente y por tanto la línea que los separa es como siempre muy delgada.

La doctrina jurisprudencial señala que el juez debe realizar un juicio de ponderación entre ambos derechos analizando cuál de ellos debe prevalecer.

La necesidad del juicio de ponderación se recoge en las Sentencias del Tribunal Constitucional (por todas, 127/04 de 19 de Julio y 266/05 de 24 de octubre) señalando que tienen como fin determinar si la conducta del agente pudiera estar justificada por hallarse dentro del ámbito de las libertades de expresión e información.

Así, además del propio contenido de las expresiones deberá valorarse si el que las realiza es periodista o no, si la persona afectada ostenta cargo público o no, si se han efectuado con publicidad, si existe animus injuriandi o se realiza con ánimo de crítica, el contexto en el que se dicen, etc.

La valoración de todas estas circunstancias puede determinar que una misma expresión, según el modo en que se vierta, constituya o no delito, primando el derecho a la libertad de expresión del periodista que da una noticia, frente al honor del político, siempre y cuando no se utilicen expresiones absolutamente vejatorias, es decir aquellas que sean ofensivas y resulten impertinentes para expresar las opiniones o informaciones de que se trate.

En el concreto caso que nos ocupa, las acusaciones vertidas son muy graves, sin embargo entra en juego aquí, como elemento esencial a ponderar por un lado

  • la condición de periodista del Sr. Pedro J. Ramírez. Es reiterada la jurisprudencia que informa que la libertad de expresión alcanza su máximo nivel cuando se trata de periodistas, precisamente por la función que tienen en la formación de la opinión pública libre (STC 165/87 de 27 de Octubre, 105/90 de 6 de Junio),

 

  • la condición de político del Sr. González, pues debido a su función pública, la jurisprudencia establece que este tipo de personas estás sujetas a un mayor control, donde los límites de la crítica son más amplios que si se tratara de una persona sin proyección pública. (STC 336/93 de 15 de Noviembre, 3/97 de 13 de Enero),

Por lo que entendemos que prevalecería el derecho a la libertad de expresión como manifestación de información pública libre, constitutiva de una de las características básicas del Estado de Derecho.

No obstante, cuando los elementos a ponderar no son tan claros y sobre todo si se llegan a utilizar expresiones vejatorias ofensivas o que resulten innecesarias para expresar la información u opinión no podrá prevalecer el derecho a la libertad de expresión frente al honor de la persona contra la que se vierten las acusaciones.

En el departamento jurídico de AD&LAW somos especialistas en defender los derechos de nuestros clientes que en ocasiones se ven atacados, cuanto más si se trata de derechos fundamentales atacados bien enarbolando la bandera de otro derecho fundamental bien porque sin más y sin calcular bien las consecuencias, se atacan derechos fundamentales que deben ser especialmente protegidos.

Fdo.- Ana Belén Spínola Pérez

Responsable Departamento Jurídico AD&LAW en Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡EMPECEMOS!