19 19UTC abril 19UTC 2013 manolo Barnuevo

Declaración de Rentas e Inmuebles en el extranjero

La ley contra el fraude fiscal aprobada a finales de 2012 por el Congreso, incluye una obligación de presentar una declaración informativa sobre los bienes en el extranjero. Las líneas generales están relativamente claras: tienen la obligación de declarar las personas físicas y empresas cuyos bienes (rentas, seguros, inmuebles, depósitos, acciones) en el extranjero superen los 50.000 euros, pero no resulta tan fácil en la práctica. Por ejemplo si la titularidad de sus acciones o inmuebles sea compartida o si su dinero no está en euros sino en otra moneda surgen diversas dudas que podemos dar respuesta:

La obligación de declarar afecta a tres grupos de bienes que deben diferenciarse: Inmuebles, cuentas en bancos extranjeros y por último, valores, derechos o seguros. El límite antes mencionado de 50.000 euros se aplica de forma individual, si se posee dos bienes de diferente categoría que conjuntamente superan esa cifra no tiene la obligación de declararlos. Solo se suma el valor de los bienes de cada una de las tres categorías, es decir, si el total del dinero que se posee en cuentas bancarias en el extranjero supera los 50.000 euros si que tiene la obligación de declararlo.

Cuando la titularidad de los bienes y rentas que sobrepasen el umbral de 50.000 euros sean compartidas deben ser declarados. En el modelo 720 –creado ad hoc para esta nueva obligación– “se informará de los saldos totales sin prorratear, indicando el porcentaje de participación”. Y cuando la titularidad formal de un bien o derecho ganancial corresponde a uno de los cónyuges hay que estar alerta pues ambos tienen la obligación de presentar la declaración como titulares reales del acuerdo con la Ley de prevención del blanqueo de capitales.

Otro de los puntos que más dudas despierta es la moneda en la que se debe declarar, la respuesta es fácil, todos todos los bienes y rentas que se incluyan en el modelo 720 se apuntarán en euros. La conversión se hará con el establecido por el Banco de España el 31 de Diciembre de 2012 a través del (BOE). Aquí pueden consultarlo.

Por último, los extranjeros residentes en España deben ser conscientes que también se acogen a esta ley como cualquier otro español, ya que está dirigida a todos los contribuyentes del IRPF y del Impuesto de Sociedades. Y eso, con independencia de que la adquisición se produjera cuando no vivían en España además conviene recordar que no cumplir esta obligación conlleva fuertes sanciones.

La obligación de presentar esta declaración se articula a través del modelo 720 y solo puede realizarse a través de internet. Por ello el declarante deberá disponer del DNI electrónico o de otro certificado digital para realizarlo. El plazo para presentar la declaración respecto a los bienes que se tuvieran en 2012 finaliza el 30 de abril.

Si tiene problemas para presentar la declaración o necesita asesoramiento contacte con Ad&Law.

Tagged: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡EMPECEMOS!