02 02UTC diciembre 02UTC 2015 manolo Barnuevo

Culminar el año con regalos sin IVA

Obsequiar al cliente es una forma de fidelizar y brindar prestigio a la marca. Por lo general, la organización soporta un coste adicional del 10% o del 21% por adquirir bienes para estos fines, ya que para ellos el IVA no es deducible. Sin embargo, existen diferentes alternativas que sí hacen posible la deducción.

Regalos sin IVA

Obsequiar al cliente es una buena forma de fidelizar y brindar prestigio a la propia marca. La navidad se presenta como una época adecuada para terminar el año con un repunte en los niveles de satisfacción con la empresa, premiando tanto a empleados como a aquellos que mantienen su confianza en el producto ofrecido. Por lo general, la organización soporta un coste adicional del 10% o del 21% por adquirir bienes para estos fines, ya que para ellos el IVA no es deducible. Sin embargo, existen diferentes alternativas que sí hacen posible la deducción.

Uso y costumbres de la organización. Las cestas de navidad son deducibles a efectos del Impuesto de Sociedades tan solo cuando formen parte de la tradición de la empresa. No hace falta que este asunto se refleje en el convenio colectivo del sector, pero la empresa tendrá que justificarlo documentalmente, imputando a los empleados el gasto de cada obsequio como retribución en especie. Además habrá de mencionarse en el certificado de retenciones que los empleados reciben para hacer su liquidación del IRPF. En caso de que las cestas incluyesen el logo de la empresa pasarían a considerarse objetos publicitarios en lugar de regalos.

Objetos publicitarios. Cuando el coste de los presentes entregados a un mismo destinatario durante un año no supera los 200 euros el IVA sí es deducible, mientras en ellos se haga constar el logo de la empresa. Dicho logo debe estar pensado para perdurar en el tiempo, esto es, grabado de forma permanente. Hasta el pasado año el máximo coste no podía superar los 90,15 euros por destinatario, por lo que prácticamente en estos momentos la calidad de los obsequios puede duplicarse.

Muestras. También en este caso podrá deducirse el IVA, al entregar muestras de los productos que comercializa la propia empresa. No hay un límite en su coste si los albaranes de entrega hacen constar que no tienen valor comercial, aunque no será necesario indicar que no se encuentran a la venta o que se trata de muestras.
Será imprescindible aducir las facturas correspondientes a estos gastos, donde se especifiquen los productos y sus características según las deducciones a aplicar, al igual que sucede para el resto de gastos de la empresa.

Tagged: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡EMPECEMOS!