21 21UTC julio 21UTC 2015 manolo Barnuevo

Cómo entrar en concurso de acreedores

Las empresas, trabajadores autónomos y particulares establecen relaciones comerciales que desafortunadamente en ocasiones pueden generar una acumulación de deudas a las que previsiblemente no podrán hacer frente por diferentes motivos. Ante esta lamentable situación de insolvencia en la que no se puede afrontar la totalidad de los pagos, una de las posibles soluciones es la presentación de una solicitud de concurso de acreedores ante los juzgados.

El Concurso de Acreedores es una herramienta de último recurso para tratar de solucionar los problemas de liquidez de un empresario o particular que se encuentra ante la imposibilidad de atender el pago de sus obligaciones de forma generalizada, permitiendo, de esta forma, establecer un nuevo plan de pagos a los acreedores y conseguir la continuidad de la empresa.

  • ¿Cuándo solicitar el concurso de acreedores?

Para una empresa, autónomo o particular sería útil entrar en situación concursal en el caso de tener múltiples deudas y la previsión de que va a ser imposible pagar sus obligaciones a su vencimiento, ya sea con recursos propios o ajenos.

Tener algunas deudas sin pagar no es suficiente. Para entrar en concurso de acreedores es necesario que exista un verdadero estado de insolvencia que deberá ser demostrado ante el juzgado encargado del concurso. La insolvencia puede ser actual o previsible en un futuro próximo.

Con ello, la empresa o empresario concursado tendrá la posibilidad de detener ejecuciones, como por ejemplo el embargo de nóminas o cuentas corrientes, e incluso suspender los intereses generados por préstamos. Las deudas, una vez declarado el concurso, se paralizan y se inicia un proceso para tratar de llegar a un acuerdo con los acreedores para un plan de pagos, quedando, de esta forma, aplazadas en el tiempo.

  • Procedimiento del concurso

Para que se lleve a cabo el procedimiento, la empresa deudora deberá solicitar el concurso de acreedores ante los Juzgados de lo Mercantil en un plazo de dos meses, desde el momento en que conozca su insolvencia (concurso voluntario). Por su parte, el acreedor también puede solicitarlo cuando considere que podría resultar perjudicado por la insolvencia a corto plazo del deudor (concurso necesario).

Tras acogerse a esta figura jurídica, el concurso de acreedores produce todos sus efectos y se presenta a los acreedores una propuesta de convenio junto con un plan de pagos y un plan de viabilidad, que si se acepta  se someterá al Juez para su aprobación.

Aunque frecuentemente no se consigue dar solución al concurso de acreedores en su forma natural, bien porque la empresa  no presenta posibilidad de continuidad  o no consigue financiación. Si no se aprueba el convenio, se iniciará una fase de liquidación para satisfacer las obligaciones del concurso con la venta de los activos de la empresa deudora, llevando en la inmensa mayoría de casos a su disolución.

Tagged: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡EMPECEMOS!