14 14UTC mayo 14UTC 2015 manolo Barnuevo

Cómo aplicar el IVA en las ventas a distancia

Todas aquellas empresas que realicen ‘ventas a distancia’ cuentan con un régimen especial de tributación del IVA siempre y cuando se cumplan dos requisitos:

  • Que el transporte de las mercancías las realice la empresa española vendedora
  • Que quien compre el producto sea un particular

Esto implica que, cualquier venta que se realice en cualquier estado de la Unión Europea, se localiza en origen tributando por el IVA español hasta superarse un volumen determinado de ventas, a partir del cual, pasaría a tributar en destino. Sólo en aquellos casos en los que las ventas superen el umbral económico fijado por cada Estado se tributará según el IVA de ese país.

Esta forma de aplicar la tributación del IVA en destino, siguiendo la normativa del país receptor, se aplica por tanto cuando las ventas de una empresa que opera desde España superen cierta cantidad establecida por cada país. Por ejemplo:

  • Reino Unido: ha establecido el límite en 70.000 libras (84.541€)
  • Alemania y Francia: tienen un límite de 100.000€
  • Italia: 35.000€

Así, cada estado miembro de la Unión Europea establece su propio límite y las empresas que realicen ‘ventas a distancia’ tienen que tener en cuenta dichos límites a la hora de tributar si superan esas cantidades.

Por ejemplo, si una empresa española vendió en 2013 al  Reino Unido por una cantidad inferior a las 70.000 libras, debe aplicar durante el año 2014 el IVA español a todas las ventas que realice a particulares del Reino Unido. Sólo deberá aplicar la tributación inglesa en el momento en el que supere ese límite de 70.000 libras, durante 2014 (si esto llega a producirse).

Excepciones a la normativa.

Se permite aplicar siempre el IVA del Estado de destino aunque el volumen de ventas al mismo no haya alcanzado el límite establecido cuando la empresa lo decida de manera voluntaria. En este caso, tiene que tenerse en cuenta que la decisión implica tributar por el IVA del Estado de destino de las ventas durante un mínimo de dos años.

Para hacer efectivo este tipo de tributación la empresa deberá comunicar su deseo a la AEAT mediante la declaración censal (utilizando el modelo 036) durante el mes de diciembre del año anterior a aquel en que deba surtir efecto la tributación. Tras dos años naturales, la opción deberá ser reiterada para que sea efectiva durante los dos años siguientes.

Tagged: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡EMPECEMOS!