Consejos para elegir al proveedor ideal

Elegir un buen proveedor no es tarea fácil para un autónomo o pyme, por lo que antes de hacerlo tendrán que considerar una serie de cuestiones.

Elegir al proveedor ideal

Contar con proveedores de confianza es la primera condición que debe cumplir una pyme para su buen funcionamiento. Son ellos quienes aseguran la calidad y el suministro de la mercancía, sin los cuales el servicio podría llegar a convertirse en un caos. Elegir un buen proveedor no es tarea fácil para un autónomo o pyme, por lo que antes de hacerlo tendrán que considerar una serie de cuestiones.

Adecuación a las necesidades de la empresa. El autónomo debe plantearse qué producto, de qué calidad y cuánta cantidad tendrá que comprar, y definir en función de ello los requisitos que deba reunir su proveedor. Esta decisión es de suma importancia para aquellos que realicen inversiones considerables, o para quienes efectúen importantes volúmenes de compra como ocurre en el comercio y en numerosas industrias, pues estarán obligados a realizar una compra eficaz que compense los costes generados por la adquisición y el almacenaje.

Relación calidad/precio. Decantarse por la opción más económica y de mayor calidad no es sinónimo de tomar la mejor decisión. Muchos freelance que ofrecen buenos productos por un precio menor terminan alargando los plazos de entrega porque su mercancía no encaja con lo que pide la empresa, teniendo que hacer modificaciones hasta dar con el resultado deseado. Es preferible conocer trabajos anteriores de cada proveedor para poder usarlos como referencia.

Perfil del proveedor. El autónomo puede establecer sus expectativas sobre una determinada empresa realizando una investigación previa para conocer la experiencia y reputación de la misma, así como su situación financiera, su localización, tamaño o grado de organización.

Aspectos comerciales. A priori el empresario necesitará solicitar información acerca de asuntos como la forma y plazos de pago, su flexibilidad en el número de pedidos mínimos u ofreciendo facilidades de pago, sus garantías, seguros, gastos de transporte y descarga, recargos por aplazamiento, servicio postventa, asistencia técnica o atención al cliente.

Dinámica de la empresa. También se habrá de tener en cuenta la capacidad técnica del proveedor y su personal, que cuente con calidad acreditada (con certificados ISO o similares) y condiciones como el periodo de validez de la oferta, causas de rescisión de contrato, circunstancias que puedan dar lugar a la revisión de los precios, plazos de entrega y devolución de mercancía no vendida.

Contacto directo. Una vez seleccionados de manera rigurosa unos pocos proveedores llega el momento de iniciar las negociaciones pertinentes, de forma que empresario y proveedor puedan conocerse mejor. El autónomo o la pyme tendrán que pedir un presupuesto, y negociar un precio con cada empresa por separado para escoger finalmente la opción que consideren más conveniente.

Unión estratégica entre Ad&Law y EJI

Presentamos la alianza entre AD&LAW y Estudio Jurídico Interconinental del Grupo EJI. Una alianza que permitirá ofrecer un servicio integral y de máxima calidad en los países en los que ambas firmas están presentes.

Unión estratégica entre Ad&Law y EJI

AD&LAW y Estudio Jurídico Interconinental del Grupo EJI han decidido aliarse para poder ofrecer un servicio integral y de máxima calidad en los países en los que tienen presencia bien a través de oficinas propias o de asociados en Alemania, Brasil, España, Reino Unido, Panamá y Argelia.

Una alianza demandada por sus clientes

Siguiendo la demanda de sus clientes, que solicitan asesoramiento financiero, fiscal y legal, tanto a nivel nacional como a nivel transnacional, ambas compañías creen firmemente que las sinergias de la alianza redundarán en favor de sus clientes y de su negocio. La experiencia de los equipos de ambas firmas, altamente especializados y con perfil internacional, permiten máxima eficacia y eficiencia a la hora de alcanzar los objetivos de los clientes en sus mercados.

Ad&Law y Estudio Jurídico Interconinental, por medio de Oliver von Schiller y Rafael González Díaz, son miembros de los Comités Jurídico-Fiscal y de Financiación e Incenivos de la Cámara de Comercio Brasil-España.

Requisitos legales que debe cumplir una App

Las aplicaciones se han convertido en un negocio muy rentable que las ha convertido en el producto estrella para muchos emprendedores, desarrolladores e inversores.  Sin embargo, antes de lanzar una aplicación al mercado se debe prestar atención a los requisitos legales que, de no tenerse en cuenta, pueden acarrear sanciones.

Permisos, licencia y condiciones de uso. Hay que ser claros y explícitos a la hora de solicitar permisos al usuario para acceder a contactos de su dispositivo, realizar pagos o ceder datos. Además, es obligatorio desarrollar licencias y condiciones de uso. En todos los casos no basta con informar al usuario sino que éste tiene que aceptar, ya que en caso de reclamación tendremos una mejor defensa.

Derechos propios y de terceros. Es obligatorio disponer de licencias de los recursos que se vayan a utilizar. Para ello, hay que leer detenidamente las condiciones ya que hay casos en los que los recursos excluyen el uso comercial, no pudiéndose ejecutar en aplicaciones. Además, conviene proteger el contenido para evitar plagios y copias.

Menores. En caso de Apps dirigidas a menores de 14 años se deben consultar las leyes correspondientes y las obligaciones impuestas ya que existe una regulación especial en materia de consumidores y usuarios, protección de datos, derechos de imagen, etc.

Funcionalidades lícitas. Al igual que en el marketing tradicional, lo que es ilícito offline en la App también lo es como, por ejemplo, el estimular un ámbito de vida poco saludable, como el consumo excesivo de alcohol u otras sustancias.

Privacidad y geolocalización. La recogida de información del usuario debe ser la indispensable para el funcionamiento de la App y éste debe tener la posibilidad de configurar la privacidad. Además, si nuestra aplicación dispone de geolocalización, se tiene que contar con la aceptación del usuario para poder acceder a ella.

Información y cookies. Es fundamental informar al usuario de los aspectos regulados en la ley y mostrar los datos sobre los creadores y sobre quienes se encuentra tras la App. También es necesario que el usuario acepte las cookies, mediante un aviso informativo con la información básica y precisa sobre las mismas, y los aspectos exigidos por la ley.

Markets. Tienen condiciones muy estrictas para que se puedan publicar las aplicaciones por lo que hay que cumplir siempre lo que piden. De hecho, incluso cumpliendo las condiciones al colgar la app, éstas pueden cambiar y hacer que la aplicación no esté disponible para usuarios nuevos. Un ejemplo que suelen alegar los markets para rechazar una App es que su interfaz de usuario es compleja o menos que “muy buena”.

Publicidad. Si monetizamos una aplicación a través de publicidad, ésta debe identificarse siempre como tal.

Recomendamos que no se pase por alto la normativa legal ya que el incumplimiento de estos requisitos puede generar problemas con la administración, la justicia y los usuarios. Además, de poder provocar retrasos en el lanzamiento, las actualizaciones o modificaciones de última hora de la aplicación que no estaban previstos y que pueden suponer un coste añadido al proyecto.

¿Qué tipo de sociedad debo elegir para mi empresa?

Cuando se inicia un negocio una de las principales dudas que surge es la de qué tipo de sociedad hemos de elegir en base a la actividad que se va a emprender. Ante esto hemos de tener en cuenta el capital con el que contará el negocio, cuántos socios habrá y conocer qué beneficios y obligaciones tiene cada tipo de sociedad.

En este sentido un error muy común que cometen los autónomos es el de pensar que sólo pueden constituirse como sociedad si entra otro socio en el proyecto. Esto es un error, ya que la realidad es que un profesional puede crear una sociedad sin necesidad de dejar de ser autónomo puesto que lo único que cambia es su estatus y las obligaciones a las que tiene que hacer frente.

Tipos de sociedades como persona física

  • Empresario individual. Como su propio nombre indica es una actividad individual, en la que no existe capital mínimo y la responsabilidad es ilimitada. Se tiene como obligación fiscal el IRPF.
  • Comunidad de bienes y Sociedad civil. Son dos tipos de sociedades para las que se necesitan un mínimo de 2 personas. De resto tienen las mismas características que la figura anterior: no hay capital mínimo, la responsabilidad es ilimitada y se debe hacer frente al IRPF.

Tipos de sociedades como persona jurídica.

  • Sociedad limitada. Es la más habitual dado que se constituye como mínimo con una sola persona, un capital de 3.000 euros y la responsabilidad de los socios se limita al capital aportado. Las obligaciones fiscales se limitan al Impuesto de Sociedades y al IVA.
  • Sociedad anónima. El capital mínimo son 60.000 euros y lo puede constituir una sola persona. Sin embargo, esta figura está pensada para empresas grandes (no para empresas familiares). En este caso, también hay que hacer frente al impuesto de sociedades y al IVA.
  • Sociedad limitada nueva empresa. Tiene un mínimo de capital de 3.000 euros y un máximo de 120.202 euros. Además, tiene un límite de 5 socios siempre que sean personas físicas, no jurídicas. Las obligaciones fiscales son las mismas que en los dos casos anteriores: impuesto de sociedades e IVA, aunque cuentan con algunas ventajas fiscales como los aplazamientos en el año en el que se crea la empresa. Una de las ventajas de este tipo de sociedad es que puede constituirse telemáticamente, lo que supone un ahorro considerable de tiempo. Por el contrario, como desventaja encontramos que tiene como límite de duración 3 años, luego debe transformarse.
  • Cooperativa. No tiene un capital mínimo pero sí debe contar con, al menos, 3 socios. En el impuesto de sociedades cuentan con unos tipos preferentes y, también, tienen que hacer frente al IVA. Uno de los inconvenientes de esta figura es que está regulada de manera diferente por cada Comunidad Autónoma por lo que dependiendo de dónde se desarrolle la actividad variarán algunas normas.
  • Sociedades laborales. Hay dos tipos: las Sociedades Limitadas Laborales, cuyo capital mínimo es de 3.000 euros y, las Sociedades Anónimas Laborales, que deben contar con 60.000 euros de capital. El mínimo de socios son 3 y 2 de ellos deben ser trabajadores con contrato indefinido. 

¿Cuánto cuesta poner en marcha una startup?

Según la OCDE España supera en complejidad la media de las principales economías europeas a la hora de constituir una empresa. Llevar a cabo los procedimientos legales para iniciar una actividad empresarial en nuestro país no es una tarea fácil ni barata. Los costes de poner en marcha una startup pueden diferir mucho dependiendo de los objetivos que se busquen con su creación.

Un emprendedor que constituye una empresa debe pasar obligatoriamente por el Notario y el Registro y pagar las tasas oficiales. Esta cantidad dependerá del montante de la operación, su carácter y el número de páginas. Por ello, recomendamos visitar varias Notarías ya que, al existir competencia entre ellas, se pueden obtener precios más ventajosos. En cambio, si se acude a una gestoría se encarecerá el precio.

Una empresa que se constituye como sociedad limitada de 3.000 euros (el mínimo exigido) tendría que desembolsar entre 150 euros y 350 euros en la Notaría. A esto tendría que sumar los gastos del Registro que cobra 200 euros por una provisión de fondos y, finalmente, por el registro y su publicación entre 100 y 250 euros. Además, legalizar los libros de contabilidad, de actas y de socios costará otros 50 euros al año.

Para ahorrar costes a la hora de emprender se puede desarrollar la actividad como autónomo, lo que permitiría facturar y deducir, o crear una comunidad de bienes que no tiene costes de Notaría ni de Registro. Sin embargo, recurrir a estas figuras supone que la responsabilidad no es limitada por lo que el empresario debe responder personalmente de las obligaciones derivadas de su actividad empresarial.

Además, en el caso de que se elija la figura de autónomo administrador se deberán pagar más de 300 euros al mes de cuota de seguridad social y no se podrán acoger a la tarifa plana de 50 euros. No obstante, en nuestra opinión es interesante constituir una empresa sólo cuando la facturación supere los 50.000 euros o cuando se tenga previsto captar inversores o financiación publica, puesto que siendo autónomo tampoco es posible acceder a la mayoría de subvenciones y ayudas.

Otro gasto que se debe tener en cuenta son los generados por el registro de la propiedad intelectual. La tasa que hay que pagar por un registro de marca nacional son 150 euros mientras que el precio, si se registra a nivel europeo, es de unos 900 euros. Una vez concedido el registro habrá que pagar cada 10 años para mantener la marca.

Además, si trasladamos nuestro negocio a un local, aparte del alquiler e impuestos, habrá que abonar una serie de tasas por licencia de actividad (que puede superar los 1.000 euros), tasas de residuos e IBI y el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). Y, cada trimestre, habrá que fijarse en el IVA, las retenciones, los pagos a cuenta del impuesto de Sociedades, etc.

Si una empresa contrata a un trabajador tendrá que darse de alta en la Seguridad Social solicitando un Código de Cuentas de Cotización. Desde ese momento deberá  presentar y pagar correctamente los seguros sociales de cada trabajador. Si se contratan becarios habrá que pedir un código de cuenta de cotización diferente y pagar por cada becario una tarifa plana de seguros sociales con un coste aproximado de 40 euros.

Teniendo todo lo anterior en cuenta supone que poner en marcha una startup cuesta de media, además del capital inicial, entre 4.000 y 5.000 euros, sin contar local, personal ni inversiones. Y se deben de tener en cuenta todos los procedimientos a la hora de iniciar una actividad empresarial ya que las sanciones en caso de incumplimiento o los errores de planteamiento pueden ser elevados.

¿Cuánto vale una startup?

Valorar económicamente una startup es el proceso más difícil al que se tienen que enfrentar emprendedores e inversores. No obstante, calcular el valor de una startup no es imposible. A grandes rasgos, el valor económico de una startup, lo determina el porcentaje que están dispuestos a ceder los fundadores  para conseguir el dinero necesario que les permita crecer lo suficiente y alcanzar la siguiente ronda de financiación o el break-even.

De manera general, el CEO o el equipo fundador de la startup deben mantener el control del proyecto por lo que, como mucho, deberían ceder entre un 10% y un 20% en las primeras rondas. Un ejemplo sería la startup aBoatTime que en su primera ronda de financiación logró 120.000 euros entre 4 personas, incluyendo su fundador. “El reparto aproximado de aportaciones fue alrededor de un 85% fundador y 15% el resto de inversores”, afirma Álvaro Pérez, CEO de la compañía.

En estas primeras fases de financiación lo más habitual es que los inversores soliciten a cambio de su participación entre un 5% y un 20% del valor de la empresa, un dato que ya permite al emprendedor hacerse una idea sobre en cuánto está valorada su startup. Sin embargo,  esa valoración sólo muestra el potencial del negocio. Si los emprendedores no llevan a cabo un plan de negocio, justificando la inversión que pretenden y haciendo una valoración responsable del proyecto se puede caer en el fracaso al tener demasiadas expectativas de alcanzar el éxito sin tener definido un buen plan de ejecución.

Criterios para invertir

Capitana Venture Partners (CVP), empresa con experiencia en invertir en startups en fase semilla y expansión, señala que los criterios a la hora de valorar una startup  son “que el producto tecnológico o servicio sea innovador en un sector no tecnológico, que tenga un elevado potencial de crecimiento y que su mercado objetivo sea relevante”. Además, Juan Filiberto Martínez, CEO  de CVP afirma que “la fase en la que se encuentra el proyecto, ‘seniority’ del equipo gestor y las métricas de la evolución actual del negocio son otros elementos fundamentales para valorar una empresa”.

En España el número de inversores ha crecido en los últimos años y la tendencia es a financiar proyectos relacionados con Tecnologías de Información y Comunicación (como internet, fintech o ciberseguridad) en detrimento de otros sectores como la Biotecnología o las Tecnologías de generación de energía limpia y eficiencia energética (‘Cleantech’).

Tanto desde Ad&Law como desde CVP consideramos que “el reto para los próximos años será, por un lado, encontrar financiación para aquellos proyectos que han logrado crecer con éxito, pero que no entran todavía dentro de los parámetros habituales de financiación del sector bancario, y por otro, incentivar la transferencia tecnológica y de conocimiento de los centros de investigación y universidades españolas a las empresas”.

200 millones € para proyectos TIC, nueva convocatoria AEESD (antiguo Avanza)

Ha salido publicada la nueva convocatoria de la Acción Estratégica de Economía y Sociedad Digital (AEESD), anteriormente más conocida como Avanza, del Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR). Se trata de ayudas para para proyectos de investigación industrial y desarrollo experimental en el ámbito de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y específicamente con las siguientes prioridades temáticas:

  1. Industrias del futuro.
  2. Ciberseguridad y confianza digital.
  3. Salud y bienestar.
  4. Agroalimentario y gestión medioambiental, eficiencia energética y transporte y logística.

La ayuda tendrá un tramo de subvención y otro de préstamo hasta un máximo del 100% del presupuesto financiable.

El importe máximo de subvención para los beneficiarios podrá ser del:

a) 50 % para PYMES y del 40 % para el resto de beneficiarios siempre que en la evaluación del criterio de innovación tecnológica se alcance una nota mayor o igual que 17 puntos.

b) 35 % para PYMES y del 25 % para el resto de beneficiarios siempre que en la evaluación del criterio de innovación tecnológica se alcance una nota mayor o igual que 13 puntos.

c) 30 % para PYMES y del 20 % para el resto de beneficiarios siempre que en la evaluación del criterio de innovación tecnológica se alcance una nota mayor o igual que 8 puntos.

Los préstamos tendrán las siguientes características:

a) Plazo máximo de amortización de cinco años, incluidos hasta dos años de carencia.

b) El tipo de interés aplicable será del 0,180 %.

Para el cobro de la ayuda eso sí se exigirán avales que dependerán de la puntuación en el “Criterio de Solvencia Financiera” del beneficiario, pudiendo ir desde 10% hasta un máximo del 40%.

La convocatoria presente se estructura a través de dos subprogramas:

  1. Subprograma Impulso Tecnológico: tiene como objetivo fomentar la inversión en tecnologías de la información y las comunicaciones con bajo nivel de madurez. Los proyectos tienen que tener un mínimo de 200.000 Euros y un máximo de 2.000.000 Euros de presupuesto. Se financiarán sólo proyectos en modalidad individual.
  2. Subprograma Grandes Proyectos: tiene como objetivo incentivar la puesta en marcha de proyectos con alto potencial transformador y un marcado efecto tractor sobre otras entidades. Los proyectos tienen que tener un mínimo de 2.000.000 Euros y un máximo de 10.000.000 Euros de presupuesto. Se financiarán sólo proyectos en modalidad individual y que cuenten con subcontrataciones por un importe que ascienda al menos al 25% del presupuesto.

Los conceptos financiables en AEESD son:

  1. Gastos de personal.
  2. Costes de instrumental y material inventariable, en la medida y durante el período en que se utilice para el proyecto.
  3. Costes de investigación contractual, conocimientos técnicos y patentes adquiridas u obtenidas por licencia de fuentes externas a precios de mercado.
  4. Gastos generales suplementarios directamente derivados del proyecto.
  5. Otros gastos de funcionamiento, incluidos costes de material, suministros y productos similares que se deriven directamente de la actividad del proyecto.

El plazo para la presentación de solicitudes acaba el 18 de junio de 2015.

Para esta y otras ayudas cuenta con el asesoramiento experto de AD&LAW.

Ayudas a fondo perdido por inversión de empresas extrajeras con alto componente innovador

img2013192472

 

Las subvenciones las concede INVEST IN SPAIN y apoyan la inversión de empresas extranjeras o agrupaciones empresariales con empresas extranjeras (pueden tener o no tener personalidad jurídica propia). El mínimo para ser considerada extranjera es que al menos el 10% del capital social esté en manos de personas extranjeras. La ayuda se modulará según el porcentaje de capital extranjero en las mismas (si hay un 50% de participación extranjera en la empresa, se recibirá un 50% de la subvención máxima prevista).

La inversión debe estar destinadas a plantas, equipos, recursos humanos y tecnología. Además, debe estar localizada en alguna de las siguientes regiones: Extremadura, Andalucía, Murcia, Castilla la Mancha, Canarias, Galicia y Comunidad Valenciana.

En concreto, los proyectos deben poder englobarse en alguna de las siguientes modalidades:

a) Proyectos de I+D dirigidos a empresas de capital extranjero todavía no implantadas que deseen establecer en nuestro país un centro de I+D.

b) Proyectos de I+D dirigidos a empresas de capital extranjero ya implantadas siempre que atraigan nuevos proyectos de I+D corporativos a la filial establecida en España.

Se aplicará una intensidad de ayuda que podrá llegar a un máximo del 80% de la cantidad estimada como subvencionable en el caso de los proyectos de investigación industrial y de un 60% en el caso de los proyectos de desarrollo experimental.

El plazo para la presentación de solicitudes termina el 28 de junio de 2015.

Para esta y otras ayudas cuenta con el asesoramiento experto de AD&LAW.

Cómo lograr capital de un fondo de inversión

Desde Ad&Law presentamos una guía para todos aquellos emprendedores que buscan recomendaciones para encontrar ‘su fondo de inversión perfecto’ que les permita sacar adelante su proyecto.

Estudia los fondos de inversión

Dirígete sólo al fondo o al Business Angels oportuno. No contactes con todos los inversores sin pensar con cuales puedes tener mayor probabilidad de éxito. Para ello haz un pequeño estudio de mercado que identifique fondos que invierten en proyectos de tu sector y/o apuestan por un modelo de negocio similar. Entra en sus webs, revisa sus blogs, acude a eventos para saber de qué hablan, etc. Si lo que buscas es ‘atacar’ a un Bussines Angels, acude a redes nacionales como BIG BAN ANGELS o regionales como MURCIA BAN.

Lanza el mensaje correcto a la persona correcta

Adapta tu discurso a la persona con la que hablas. Saber qué busca esa persona, cuáles son sus intereses y cómo ha sido su trayectoria en el mundo de los Business Angels te servirá para hacer hincapié en aquellos aspectos de tu proyecto que más le pueda interesar.

Invierte en tu proyecto

Nadie va a invertir en un proyecto si tú, antes, no te has arriesgado invirtiendo en él, especialmente en las fases iniciales. Últimamente se está exigiendo que los emprendedores hayan invertido al menos lo mismo que están solicitando de financiación. Algo parecido pasa con los Business Angels.

Diferénciate y vende tu proyecto

Si los inversores no se enteran de que existes y no aprecian qué es aquello que te hace diferente no va a invertir en ti. Si no vendes tu idea, da igual en la ronda que estés, la cantidad que busques o la valoración que hayas hecho de tu empresa,  porque nadie invertirá en tu proyecto.

Ten un ‘producto mínimo viable’

Es decir, que tu producto ya esté avanzado. Actualmente, sólo se invierte en empresas que ya tengan desarrollado su producto, que hayan conseguido la primera venta, captado usuarios y que tengan bien analizado su modelo de negocio y hayan obtenido KPIs como, por ejemplo, el coste de captación de usuario.

Da a tu proyecto un enfoque internacional

Convence al inversor de que tu producto puede llegar a ser muy rentable tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Encuentra el equipo ideal

Une un equipo completo y con experiencia que dé credibilidad y seguridad al proyecto ante cualquier imprevisto. Así, tendrás un valor añadido.

Desde Ad&Law recordamos que lo fundamental es saber cuáles son los puntos fuertes del proyecto y la fase en la que se encuentra para, así, buscar aquellos inversores que están apostando por proyectos similares para el que se desea conseguir financiación.

Cómo solicitar la capitalización por desempleo para ser autónomo

El autoempleo en España es una tendencia al alza que requiere una financiación que, en muchas ocasiones, no se tiene. Sin embargo, para hacer frente a esta inversión los desempleados pueden aprovechar la capitalización del paro y financiar así su proyecto. De hecho, durante el pasado año hubo más de 70.000 personas que se acogieron a la capitalización. Ad&Law responde algunas de las dudas más frecuentes que tienen los interesados a la hora de solicitarla.

¿En qué consiste la capitalización del paro? Quien solicita esta fórmula recibe en un único pago la cantidad de la prestación por desempleo que le corresponde para iniciar una actividad por cuenta propia o convertirse en socio de una sociedad laboral o cooperativa.

Tipos de capitalización que se pueden solicitar:

  • Pago único de la cantidad necesaria para comenzar la actividad (en este caso es importante que el solicitante pida que el resto del abono se destine a las cuotas de la seguridad social ya que no podrá solicitarlo después)
  • Pago único de las cuotas de la Seguridad Social (en este caso no se puede acceder posteriormente al pago único de inicio de actividad)
  • Una parte de ese pago único para iniciar la actividad y otra parte de ese pago único para las cuotas de la Seguridad Social

Obligaciones: los receptores de la capitalización deben comenzar su actividad o negocio en el plazo máximo de un mes desde que se le concede.

¿Quién puede solicitar la capitalización? Todos los beneficiarios de una prestación por desempleo que tengan, pendientes de recibir, como mínimo tres mensualidades. Además, durante los 4 años anteriores no se puede haber recibido ninguna capitalización similar. Por último, los interesados deberán demostrar que van a realizar una actividad como autónomo o entrar como socio de una cooperativa o sociedad laboral.

¿Quién puede solicitar el 100% de la prestación? Aunque se anunció que todos los parados podrían cobrar el 100% de su prestación actualmente sólo pueden solicitar ese abono los discapacitados, los hombres menores de 30 años y las mujeres menores de 35. El resto de solicitantes pueden recibir el 60% de su prestación como máximo.

¿Dónde se solicita? en las oficinas del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), de manera conjunta al pedir la prestación contributiva por desempleo o, posteriormente, siempre que queden por recibir al menos tres mensualidades y no se haya iniciado la actividad. También se puede presentar a través de la web del SEPE, por correo administrativo o en cualquier oficina de registro público.

¡EMPECEMOS!