07 07UTC julio 07UTC 2014 manolo Barnuevo

Caso Gowex. Delitos societarios y responsabilidad de los Administradores

La noticia del caso Gowex está causando una gran alarma social, por los posibles perjuicios que tanto inversores minoritarios como grandes inversores puedan llegar a sufrir.

Imagen1

El ex presidente de esta sociedad, que hasta hace pocos días llegó a valer en Bolsa más de 1500 millones de euros, Jenaro García, ha decidido confesar ante la autoridad judicial la falsedad de las cuentas de su sociedad.

Pero, ¿qué implica penalmente falsear las cuentas de la sociedad?

Se trata de uno de lo delitos societarios que recoge nuestro Código Penal, en concreto, en el artículo 290, según el cual comete delito societario el administrador de hecho o de derecho de una sociedad que falseare las cuentas anuales u otros documentos.

Para que la conducta resulte punible, la falsedad de las cuentas debe ser de tal entidad que sea idónea para causar un perjuicio económico a la sociedad, a alguno de sus socios o a un tercero.

Parece que la confesión del Sr. García, podría cumplir punto por punto los requisitos necesarios para ser considerado autor del delito societario de falsedad de cuentas anuales, para el que el Código Penal prevé una pena de prisión que va de 1 a 3 años y multa de 6 a 12 meses.

Se trata de un delito de peligro, no de resultado, lo que significa que no es necesario que el perjuicio se produzca realmente, basta con que la falsedad sea idónea para producirlo.

Pero es que si el perjuicio se produce, y en este caso todo parece indicar que sí, el Código Penal ordena la imposición de la pena en su mitad superior, lo que significa que el límite mínimo de la pena a imponer será de 2 años.

¿Quién puede cometer este delito?

Este delito puede ser cometido tanto por los administradores de hecho, como por los de derecho.

La Sentencia del TS de 19 de abril de 2012, sostiene que la figura del administrador de derecho no reviste dificultad alguna por tratarse de un concepto claramente delimitado por la legislación y la doctrina. Sin embargo, en relación a la figura del administrador de hecho su relevancia penal es clara en la medida que el legislador, en estos delitos societarios, ha ampliado el círculo de los posibles autores para incluir también a los administradores de hecho.

La Sentencia del TS de 26 de enero de 2007, estima como administrador de hecho “(…) quien, sin ostentar formalmente la condición de administrador de la sociedad, ejerza poderes de decisión de la sociedad y concretando en él los poderes de un administrador de derecho. Es la persona que manda en la empresa (…)”

¿Qué bien jurídico se pretende proteger?

El bien jurídico a proteger es tanto el tráfico mercantil como los intereses económicos de las sociedades, de sus socios y de las personas que se relacionan con ellos.

Los delitos societarios aparecen diseñados en nuestro Código Penal, según Del Rosal Blasco, como tipos de naturaleza mixta, patrimonial y socioeconómica, protectores no sólo de los intereses patrimoniales de la sociedad mercantil, de los socios, de los acreedores o de los terceros, sino también del interés del Estado y del derecho de los consumidores a una información adecuada sobre las circunstancias económicas de las sociedades mercantiles de capital y a un funcionamiento correcto y leal de las mismas y de sus órganos.

¿Quién puede denunciarlo?

Los delitos societarios sólo serán perseguibles mediante denuncia de la persona perjudicada o agraviada. Salvo que la comisión del delito afecte a los intereses generales o a una pluralidad de personas, como es el caso de Gowex, pudiendo entonces el órgano judicial actuar de oficio.

En próximas entregas os informaremos de las posibles consecuencias que pueden acarrear a los administradores de hecho o de derecho de las entidades mercantiles su actuación negligente, y trataremos de desgranar los posibles delitos en que hayan podido incurrir los responsables de esta sociedad que hasta el martes pasado era el buque insignia del MAB (Mercado Alternativo Bursátil).

Y ello, porque quizás el delito de falsedad de cuentas sea el menor de sus problemas, pues es más que probable que nos encontremos ante un/varios delito/s de estafa, penado con hasta 6 años de prisión (art. 250 CP) por cada uno de los inversores que confiaron en unas cuentas falsas a la hora de decidir invertir en esta sociedad. O ver si existen otros delitos societarios como el de disponer fraudulentamente de los bienes de la sociedad o contraer obligaciones a cargo de la sociedad causando directamente un perjuicio económicamente evaluable, delito castigado con pena de prisión de hasta 4 años (art. 295) o multa del tanto al triplo del beneficio obtenido, etc. Delitos que de confirmarse, dejarán en muy poco la pretendida atenuante de confesión y colaboración con la justicia que entendemos, se pretende con la declaración/confesión voluntaria del ex presidente de Gowex.

Ana Belén Spínola Pérez

Responsable del departamento jurídico de Ad&law

Abogada

Tagged: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡EMPECEMOS!