¿Cómo puedo contratar a mi pareja?

Parejas_800

Matrimonio o no de por medio, el autónomo puede contratar a cualquier persona que conviva con él y esté a su cargo, al encontrarse dentro de lo que el Estado considera familiares hasta de segundo grado. Los descendientes, ascendientes y demás parientes podrían acogerse también a esta figura, que ha dado en llamarse “autónomo colaborador”. Para contratar a un familiar es recomendable tener en cuenta una serie de aspectos.

Requisitos. Como se ha comentado, el autónomo colaborador debe ser familiar directo del autónomo, y es condición sine qua non que ambos vivan bajo el mismo techo. Además, no podrá tratarse de una colaboración puntual, sino que deberá trabajar en el negocio de manera habitual. Por otra parte, tampoco podrá estar dado de alta como asalariado en otra empresa. Cabe señalar la norma que prohíbe a los menores de dieciséis años ejecutar trabajo autónomo o actividad profesional en general, que en este caso tampoco supone una excepción.

Bonificaciones. Durante los primeros 18 meses posteriores al alta, los familiares de autónomos gozarán de una bonificación del 50% en la cuota de autónomos. Para que la pareja de hecho pueda acceder a este incentivo deberá acreditar una convivencia estable y de una duración ininterrumpida no inferior a cinco años con su correspondiente certificado de empadronamiento. Además, se exigirá el certificado de inscripción en alguno de los centros de registro del ayuntamiento del lugar de residencia o comunidad autónoma, o el documento público en el que conste la constitución de la pareja. Por su parte, el autónomo titular podrá beneficiarse de las bonificaciones que correspondan según el contrato que establezca, en función de los requisitos que se exigen para cada modalidad: indefinido de apoyo a emprendedores, formación o aprendizaje, etc.

Darse de alta. No será necesario que el autónomo colaborador se dé de alta en hacienda, bastará con que lo haga en el RETA de la Seguridad Social como familiar colaborador. Los documentos a presentar junto al modelo TA0521/2 (Solicitud de alta en el régimen especial de autónomos – Familiar colaborador del titular de la explotación) serán el DNI, una copia del alta en Hacienda del familiar dado de alta en autónomos y titular del negocio y el libro de familia.

Obligaciones Fiscales. El familiar colaborador no tendrá que hacer la declaración trimestral del IVA ni el modelo 103 para el pago fraccionado del IRPF. Sin embargo, el autónomo titular sí deberá presentar dichos documentos, así como incluir las cuentas imputables a su autónomo colaborador.

Ventajas de la contratación de personas con discapacidad

La Ley obliga a cualquier empresa con más de 50 empleados a que al menos el 2% de ellos tenga algún tipo de discapacidad. Su contratación permite a la empresa acceder a muchas ventajas.

Personas con Discapacidad

La Ley obliga a cualquier empresa con más de 50 empleados a que al menos el 2% de ellos tenga algún tipo de discapacidad. No obstante, son muchas las empresas que no cumplen con este requisito ignorando que, la contratación de este tipo de personas, permite a la empresa acceder a un gran número de ventajas que pueden ser de gran interés para pymes y autónomos.

Contratación indefinida

Bonificaciones y subvenciones a tiempo completo. La normativa contempla una subvención única de 3.907€ por la contratación de un trabajador con discapacidad. Sumado a ello, la Seguridad Social establece una bonificación en las cuotas que varía desde los 4.500 a los 5.350 euros al año si el trabajador carece de discapacidad severa y es menor de 45 años, así como una de 5.700 euros al año si es mayor de 45 años. Por la otra parte, serán descontados entre 5.100 y 5.950 euros al año cuando la empresa contrate a una persona con discapacidad severa menor de 45 años, y 6.300 euros si supera esta edad.

Bonificaciones y subvenciones a tiempo parcial. En este caso la bonificación se establece de forma proporcional a la jornada pactada entre empresario y empleado, a lo que también habría que sumar la subvención única de 3.907€ por trabajador.

Subvención. La empresa percibirá también una subvención que puede alcanzar los 901,52 euros para adaptar puestos de trabajo, eliminar barreras o dotar de medios de protección.

Deducciones. A las ventajas anteriores se une la deducción de la cuota íntegra del Impuesto de Sociedades en la cantidad de 6.000 euros por persona contratada al año, siempre que esta contratación implique un incremento del promedio de trabajadores con discapacidad en la plantilla.

Contratación temporal
Bonificaciones y subvenciones a tiempo completo. Desaparece en este caso la subvención única. En función de la gravedad de la discapacidad, sexo y edad del trabajador la bonificación de las cuotas de la Seguridad Social oscila entre los 3.500 y los 4.700 euros al año.

Bonificaciones y subvenciones a tiempo parcial. De nuevo se establece una bonificación proporcional a la jornada pactada.

Subvención. Las contrataciones temporales de personas con discapacidad percibirán una subvención idéntica a las de jornada completa por adaptación de puestos de trabajo, eliminación de barreras o dotación de medios de protección por valor de 901,52 euros.

Otros Contratos

Contrato en prácticas. La Ley establece una reducción de la cuota a la Seguridad Social del 50%, siempre que no hayan transcurrido 6 años desde el fin de sus estudios, con duración de entre 6 meses y 2 años.

Contrato de formación. También en estos casos se reduce en un 50% la cuota a la Seguridad Social por un contrato de entre 6 meses y 2 años de duración, a excepción de que el convenio colectivo de ámbito sectorial fije diferentes duraciones. Aun así, en ningún caso podrán superarse los 4 años de duración.

Contrato de interinidad para sustituir la baja por incapacidad temporal de un trabajador con discapacidad. Se aplicará una bonificación del 100% de la cuota a la Seguridad Social durante el tiempo que perdure esta situación.

¡EMPECEMOS!