Cómo contratar a un trabajador siendo autónomo

Que un trabajador sea autónomo no significa que no pueda contratar a otro trabajador. De hecho, un profesional por cuenta propia puede contratar a un empleado de la misma forma que lo hace una empresa.

Autonomo

Que un trabajador sea autónomo no significa que no pueda contratar a otro trabajador. De hecho, un profesional por cuenta propia puede contratar a un empleado de la misma forma que lo hace una empresa. En estos casos lo primero que se debe hacer es solicitar la inscripción de la actividad como autónomo en la Seguridad Social, afiliar al trabajador, darle de alta en el régimen general y comunicar esta contratación al INEM. Todos estos trámites se pueden realizar en la Tesorería General.

Sin embargo, el principal problema no es contratar un trabajador sino en qué régimen se decide contratar al empleado.

  • Un autónomo que contrata otro autónomo. En este caso no se estaría contratando a un empleado sino que se estarían contratando los servicios de otro profesional. Por tanto, el contrato sería mercantil y no se podría hablar de jefe ni empleado sino de cliente. El método de pago son las facturas que el profesional emita al realizar sus servicios y la seguridad social corre a cargo del profesional contratado. En este caso también se puede contratar a comisión, dejando claro cuándo se cobra dicha comisión.
    Un autónomo que contrata un empleado. La diferencia con el punto anterior es que las cuotas de la seguridad social corren a cargo del autónomo ya que se firma un contrato laboral. Para ello, el autónomo tiene que darse de alta como empresario en la Seguridad Social (este trámite no implica la pérdida de la categoría de autónomo ya que no es incompatible estar dado de alta como profesional por cuenta propia y como empresario), tiene que solicitar una cuenta de cotización, dar de alta al trabajador y registrar el contrato con el SEPE.
  • Un autónomo que contrata un empleado a comisión. Los trámites a seguir son los mismos que en el caso anterior, la única diferencia radica en el salario ya que si se contrata un empleado y se estipula un horario laboral se ha de pagar, como mínimo, el SMI y no sólo las comisiones. Además, en el contrato se debe dejar muy claro cuándo cobra la comisión.
  • Un autónomo que contrata a un familiar. En este caso el empleado debe ser un familiar directo (por consanguineidad, afinidad o adopción hasta segundo grado), tiene que tratarse de una colaboración habitual en el mismo centro de trabajo, el familiar debe convivir en el mismo hogar y no puede estar dado de alta como trabajador por cuenta ajena.

Los autónomos que decidan contratar un empleado mantendrán la tarifa plana (si la están disfrutando) durante los 18 meses independientemente de que contraten uno o varios trabajadores.

¿Qué son los Business Angels?

¿Qué tipo de inversores existen? y ¿cuál es mejor para mi negocio? Son las dos preguntas que más suelen hacerse los emprendedores. Desde Ad&Law asesoramos a todos aquellos que necesitan capital para su negocio a obtenerlo por distintas vías dependiendo de los objetivos de los inversores y de los intereses del cliente. En este sentido, aunque existen distintos fondos de los que se puede captar capital, hemos decidido centrarnos en los famosos Business Angels, ya que son una de las figuras más conocidas y que, a la vez, generan más dudas entre los emprendedores.

BusinessAngel
¿Qué tipo de inversores existen? y ¿cuál es mejor para mi negocio? Son las dos preguntas que más suelen hacerse los emprendedores. Desde Ad&Law asesoramos a todos aquellos que necesitan capital para su negocio a obtenerlo por distintas vías dependiendo de los objetivos de los inversores y de los intereses del cliente. En este sentido, aunque existen distintos fondos de los que se puede captar capital, hemos decidido centrarnos en los famosos Business Angels, ya que son una de las figuras más conocidas y que, a la vez, generan más dudas entre los emprendedores.

De manera general podemos decir que los Business Angels se diferencian de otros modelos de financiación en su carácter personal, próximo y privado, lo que hace que también sean llamados “inversores de proximidad”. En ellos las pequeñas empresas y los emprendedores pueden encontrar una serie de ventajas:

Experiencia. Su perfil es el de un inversor conocedor del mercado con amplia experiencia, que una vez que ha generado ingresos con sus empresas encuentra en las startups el potencial para desarrollar una nueva idea de negocio. Además, suele ser una persona comprometida que comparte con el pequeño empresario sus conocimientos de gestión.

Gran capacidad económica. Estos inversores ofrecen sus propios recursos a cambio de una participación en el capital de la empresa, aportando cantidades que oscilan entre los 50.000 y 200.000 euros. Un único proyecto puede beneficiarse de la aportación conjunta de varios de ellos.

Bajo coste. Este modelo de financiación no requiere pagar intereses como sucede en las fórmulas crediticias.

Contactos. El emprendedor verá ampliada su red de contactos gracias al inversor, y con ella sus oportunidades de negocio.

Redes. Su organización está cada vez más coordinada, lo que aumenta su capacidad de actuación, permitiéndoles repartir el riesgo entre varios proyectos.

Calidad. El business angel apostará por proyectos que ofrezcan grandes ideas, cuyo potencial permita un crecimiento económico exponencial. Para ello valoran en profundidad los planes de negocio y tratan de conocer a sus creadores.

Permanencia. Aunque con frecuencia están interesados en vender su participación en un plazo de 5 a 7 años, su permanencia suele ser mayor que en otros modelos de financiación. Además sus decisiones no solo tienen lugar por cuestiones financieras, sino que suelen tener en cuenta la satisfacción personal que les reporta el proyecto.

El emprendedor tendrá que aclarar desde un principio las condiciones de su relación con el business angel para que esta sea fluida. De lo contrario, el pequeño empresario podría encontrarse con que el inversor pretende ejercer un control excesivo sobre la empresa. Por otro lado, los business angels suelen exigir un alto ROI y resultados a medio plazo, debido al riesgo elevado de la inversión, cuestiones que el emprendedor no puede perder de vista.

Los contribuyentes pueden aplazar sus deudas con Hacienda sin presentar avales

A partir de ahora los contribuyentes que tienen deudas con Hacienda de hasta 30.000 euros pueden solicitar un aplazamiento sin necesidad de presentar avales. De esta manera se facilita el cumplimiento de las obligaciones tributarias a las cerca de 25.000 personas que cada año piden acogerse al aplazamiento y se reducen las cargas indirectas, ya que la solicitud se tramita de una manera más rápida y fácil y los solicitantes no tienen que pagar costes asociados generados por la petición de avales, hipotecas u otros.

A partir de ahora los contribuyentes que tienen deudas con Hacienda de hasta 30.000 euros pueden solicitar un aplazamiento sin necesidad de presentar avales. De esta manera se facilita el cumplimiento de las obligaciones tributarias a las cerca de 25.000 personas que cada año piden acogerse al aplazamiento y se reducen las cargas indirectas, ya que la solicitud se tramita de una manera más rápida y fácil y los solicitantes no tienen que pagar costes asociados generados por la petición de avales, hipotecas u otros. No obstante existen dos excepciones: las deudas generadas por la falta de ingreso de las retenciones de IRPF que siguen siendo inaplazables y las deudas para las cuales el Código Aduanero Comunitario establece una regulación independiente.
Quién puede solicitar el aplazamiento: autónomos (independientemente de que tributen como personas físicas en el IRPF o pertenezcan a alguna sociedad y tributen por el Impuesto de Sociedades), particulares y empresas.
Plazos para solicitarlo: el aplazamiento puede solicitarse en cualquier momento anterior a que se inicie el embargo de bienes. A partir de entonces será necesaria una negociación especial.
Dónde se solicita: si lo que se quiere aplazar es un tributo estatal tendrá que realizarse la solicitud ante la Agencia Tributaria, de manera presencial o telemática, mientras que, si se trata de aplazamientos sobre impuestos o deudas regionales se tendrá que acudir a la Administración autonómica. En el caso de que se esté interesado en aplazar cotizaciones hay que presentar la solicitud ante la Seguridad Social.
Qué se necesita para solicitarlo: la solicitud puede hacerse vía telemática o de forma presencial en las oficinas de la Agencia Tributaria. Cada impuesto que se desee aplazar requiere de una solicitud que especifique el importe de la deuda, el motivo por el que se solicita, una propuesta de calendario de pagos y toda la información posible que asegure que el pago podrá afrontarse en el futuro. En caso de que el importe supere los 30.000 euros se necesitará un aval, garantía hipotecaria o seguro de caución.
Proceso: una vez presentada la solicitud Hacienda valora la propuesta. Puede aprobarla tal y como es presentada por el solicitante o plantear un calendario alternativo. En el peor caso procederá a rechazarla, enviando al solicitante una carta de pago por el total de la deuda, proceso que al menos habrá hecho ganar tiempo para recaudar fondos con los que afrontarla. En caso de que una vez aprobada la solicitud se diera el incumplimiento de alguno de los pagos, Hacienda anularía el aplazamiento y emprendería el procedimiento de apremio, lo cual podría comprender el embargo. El recargo aplicado en estos casos podrá oscilar entre el 20% y el 35%.
Intereses: las deudas inferiores a 30.000 euros que sean aplazadas tendrán un interés de demora del 3.75% en 2016, una cifra inferior a la que se aplica este año del 4,375%. Pero, en el caso de que se presente de manera voluntaria una garantía el tipo de interés bajará hasta el 3% (el próximo año).
Desde 2011, la Agencia Tributaria ha concedido aplazamientos por un importe superior a los 30.800 millones de euros. De éstos, el 70% ha sido para facilitar el pago a pymes y autónomos. Según el último informe del Tribunal de Cuentas, la deuda pendiente de cobro por parte de Hacienda se encuentra en torno a los 52.000 millones, lo que supone que sólo se ingresa uno de cada tres euros de deuda que debería recuperar la Agencia.

Unión estratégica entre Ad&Law y EJI

Presentamos la alianza entre AD&LAW y Estudio Jurídico Interconinental del Grupo EJI. Una alianza que permitirá ofrecer un servicio integral y de máxima calidad en los países en los que ambas firmas están presentes.

Unión estratégica entre Ad&Law y EJI

AD&LAW y Estudio Jurídico Interconinental del Grupo EJI han decidido aliarse para poder ofrecer un servicio integral y de máxima calidad en los países en los que tienen presencia bien a través de oficinas propias o de asociados en Alemania, Brasil, España, Reino Unido, Panamá y Argelia.

Una alianza demandada por sus clientes

Siguiendo la demanda de sus clientes, que solicitan asesoramiento financiero, fiscal y legal, tanto a nivel nacional como a nivel transnacional, ambas compañías creen firmemente que las sinergias de la alianza redundarán en favor de sus clientes y de su negocio. La experiencia de los equipos de ambas firmas, altamente especializados y con perfil internacional, permiten máxima eficacia y eficiencia a la hora de alcanzar los objetivos de los clientes en sus mercados.

Ad&Law y Estudio Jurídico Interconinental, por medio de Oliver von Schiller y Rafael González Díaz, son miembros de los Comités Jurídico-Fiscal y de Financiación e Incenivos de la Cámara de Comercio Brasil-España.

¿Cuánto tarda en cobrar un proveedor de servicios de la administración pública?

En función de sus características, las entidades locales publican su Periodo Medio de Pago (PMP) con diferentes periodos de referencia. De estos datos se extrae que en septiembre el periodo medio de pago a proveedores experimentó un aumento de 6,77 días en el conjunto de las Comunidades Autónomas, situándose en los 55,48 días.

PMP_blog

En función de sus características, las entidades locales publican su Periodo Medio de Pago (PMP) con diferentes periodos de referencia. Así, aquellas corporaciones locales que son capital de provincia, de CCAA o que superan los 75.000 habitantes, junto a Diputaciones, Cabildos insulares y Consejos, publican sus datos cada mes mientras que el resto lo hacen trimestralmente.

De estos datos se extrae que en septiembre el periodo medio de pago a proveedores experimentó un aumento de 6,77 días en el conjunto de las Comunidades Autónomas, situándose en los 55,48 días. Según los datos del Ministerio de Hacienda las regiones que tardan más en pagar a sus proveedores son Extremadura (112,53), Aragón (90,58) y Murcia (82,55), y las que menos Navarra, País Vasco y Canarias.

Se observa, por tanto, que los periodos de pago superan los 30 días establecidos en la legislación vigente. Y que, además, existe una tendencia creciente en el PMP que desde el Gobierno se explica en base al incremento en el ratio de operaciones pagadas y en el de las operaciones pendientes de pago. Por su parte, las corporaciones locales tuvieron un periodo de pago de 49,12 días para las entidades de cesión y de 48,05 días para las entidades de variables.

El segundo trimestre de 2015 el PMP del subsector en su conjunto pasa de 35,86 a 48,48 días, lo que supone un incremento de 12 días. Las principales ciudades arrojan un PMP de 21,53 días, siendo Valencia la única que supera los 60 días, aunque Sevilla, Zaragoza, A Coruña, Palma de Mallorca y Murcia ya presentan valores superiores a los 30 días.

El Gobierno acordó el pasado 20 de noviembre la asignación de 7.889,17 millones de euros a las 15 Comunidades Autónomas (CCAA) adheridas al Fondo de Financiación, con el objetivo de atajar déficits de ejercicios anteriores.

Culminar el año con regalos sin IVA

Obsequiar al cliente es una forma de fidelizar y brindar prestigio a la marca. Por lo general, la organización soporta un coste adicional del 10% o del 21% por adquirir bienes para estos fines, ya que para ellos el IVA no es deducible. Sin embargo, existen diferentes alternativas que sí hacen posible la deducción.

Regalos sin IVA

Obsequiar al cliente es una buena forma de fidelizar y brindar prestigio a la propia marca. La navidad se presenta como una época adecuada para terminar el año con un repunte en los niveles de satisfacción con la empresa, premiando tanto a empleados como a aquellos que mantienen su confianza en el producto ofrecido. Por lo general, la organización soporta un coste adicional del 10% o del 21% por adquirir bienes para estos fines, ya que para ellos el IVA no es deducible. Sin embargo, existen diferentes alternativas que sí hacen posible la deducción.

Uso y costumbres de la organización. Las cestas de navidad son deducibles a efectos del Impuesto de Sociedades tan solo cuando formen parte de la tradición de la empresa. No hace falta que este asunto se refleje en el convenio colectivo del sector, pero la empresa tendrá que justificarlo documentalmente, imputando a los empleados el gasto de cada obsequio como retribución en especie. Además habrá de mencionarse en el certificado de retenciones que los empleados reciben para hacer su liquidación del IRPF. En caso de que las cestas incluyesen el logo de la empresa pasarían a considerarse objetos publicitarios en lugar de regalos.

Objetos publicitarios. Cuando el coste de los presentes entregados a un mismo destinatario durante un año no supera los 200 euros el IVA sí es deducible, mientras en ellos se haga constar el logo de la empresa. Dicho logo debe estar pensado para perdurar en el tiempo, esto es, grabado de forma permanente. Hasta el pasado año el máximo coste no podía superar los 90,15 euros por destinatario, por lo que prácticamente en estos momentos la calidad de los obsequios puede duplicarse.

Muestras. También en este caso podrá deducirse el IVA, al entregar muestras de los productos que comercializa la propia empresa. No hay un límite en su coste si los albaranes de entrega hacen constar que no tienen valor comercial, aunque no será necesario indicar que no se encuentran a la venta o que se trata de muestras.
Será imprescindible aducir las facturas correspondientes a estos gastos, donde se especifiquen los productos y sus características según las deducciones a aplicar, al igual que sucede para el resto de gastos de la empresa.

¡EMPECEMOS!